Mataron a Frank Ordoñez

[PDF][Print]

[This article also appears in English here. Este artículo también se encuentra en inglés aquí.]

El jueves 5 de diciembre de 2019, Frank Ordoñez, de 27 años de edad, un chofer de UPS y padre de dos hijas, fue matado en un tiroteo entre la policía y dos sospechosos que huían de la escena de un robo. Ordoñez fue tomado como rehén mientras le cubría la ruta a otro conductor que estaba enfermo cuando el camión que conducía fue secuestrado. Ambos sospechosos, Ordoñez, y un transeúnte, Rick Cutshaw, de 70 años de edad, un representante sindical con OPEIU Local 100, fueron asesinados en la balacera en una intersección llena de gente en Miramar, Florida.

En este momento, no se ha determinado oficialmente si las balas que acabaron con la vida de Ordoñez fueron disparadas por la policía o por los secuestradores, aunque las versiones de los testigos coinciden en que la policía le disparo centenares de veces al vehículo mientras peatones y otros vehículos estaban presentes; la Asociación Benevolente de la Policía de Broward confirmo que por lo menos 18 agentes de policía le dispararon al vehículo. Steadman Stahl, presidente de la Asociación Benevolente de la Policía de Sur de la Florida, defendió las acciones de la policía: “Si nos disparas, vamos a enfrentarte. Vamos a para la amenaza.” 

La familia de Ordoñez ha sido clara en que culpa a la policía por la muerte de Frank. Genny Merino, la hermana de Ordoñez, dijo en Twitter: “Hoy perdí mi hermano por la puta negligencia y estupidez de la policía. En vez de negociar en una situación de toma de rehenes simplemente le dispararon a todo el mundo.” El padrastro de Ordoñez, Joe Merino agregó, “Esto fue como el viejo Oeste…Estoy seguro de que si el rehén hubiera sido alguien como un hijo del alcalde hoy estaría vivo.” Luz Apolinario, la madre de Ordoñez, una inmigrante de Ecuador, dijo, “No puedo creer que mataron a mi hijo. Yo vine a este país a salir para adelante no para que me maten a mi hijo.”

Al comentar sobre la muerte de su empleado mientras trabajaba, UPS le dio las gracias a la policía, “Apreciamos el servicio de las fuerzas del orden y cooperaremos con las autoridades mientras continúan la investigación” UPS tiene vínculos estrechos con departamentos de policía en todo el país; la compañía contrata a muchos agentes de policía en su tiempo libre y a antiguos agentes del FBI en su departamento de “Prevención de Perdidas.”

Los actos de solidaridad por parte de los compañeros de trabajo de Ordoñez han sido poderosos. Compañeros de trabajo y demás miembros de la sección 769 del sindicato de los Teamsters cubrieron el carro de Frank, todavía estacionado en el lote de UPS después de su muerte, con fotos, cartas, y flores en su memoria. Cientos de Teamsters, choferes de entrega de paquetes, y miembros de la comunidad fueron al funeral a presentar sus últimos respetos. La pagina de GoFundMe de la familia para apoyar a la familia de Frank, pagar el entierro y contratar a un abogado recaudó mas de diez veces su meta dentro de pocos días de su lanzamiento.

Miles de choferes de UPS después organizaron un momento de silencio para honrar la vida de Frank Ordoñez el 10 de diciembre a las 5pm. Fueron acompañados por trabajadores de UPS en el Reino Unido como también por demostraciones de solidaridad por parte de choferes de FedEx y otras compañías de entrega de paquetes. Estos actos de solidaridad son normalmente reservados para huelgas u otras acciones en el trabajo. UPS, al recibir criticas por sus declaraciones iniciales y al darse cuenta de que no podían impedirlo, reconocieron y transmitieron el breve paro de trabajo. El apoyo generalizado y los actos conmovedores en honor a Frank Ordoñez revelan la profundidad del dolor y la identificación con las condiciones de trabajo para choferes de entrega de paquetes a través de los Estados Unidos. Cada día en las calles de EE.UU. hay 60,000 vehículos de UPS, un numero equivalente de FedEx, un creciente numero de Amazon, y muchos mas del venerable correo postal USPS.

Mientras muchas secciones de los Teamsters han emitido declaraciones de apoyo y hecho esfuerzos para recaudar fondos para la familia de Ordoñez, la respuesta de la Hermandad Internacional de los Teamsters ha sido limitada. El Presidente General de los Teamsters James P. Hoffa difundió un breve mensaje: “Los pensamientos y las oraciones de los 1,4 millones de miembros del Sindicato de los Teamsters están con la familia del Hermano Ordoñez, sus amigos, colegas, y compañeros del Local 769.” Esta apagada declaración refleja la que fue emitida después del asesinato de Philando Castile, quien también fue un Teamster del Local 320, y fue matado por la policía en Minneapolis. Los Teamsters, como muchos otros sindicatos, representan decenas de miles de policías, ayudantes de alguaciles, empleados de las cortes, oficiales que supervisan a presos con libertad condicional, y guardias de prisiones a través del estado carcelario, y tienen un fondo para la defensa legal de los policías.

La trágica muerte del chofer de UPS Frank Ordoñez también recalca los riesgos que los trabajadores de entrega de paquetes corren a diario. Aunque los secuestros y los tiroteos pueden ser raros, los robos, asaltos, amenazas, acoso sexual, y riñas de tránsito son comunes. Un chofer de UPS en Ohio recibió un impacto de bala en octubre, y varios robos de camiones de UPS ocurrieron en California en los primeros días de diciembre. En general, los conductores de comercio y de entrega de paquetes son quienes sufren las tasas de homicidio en el trabajo mas altas en los EE.UU.

A estos riesgos hay que sumarle las realidades para las y los trabajadores de UPS de presión intensa de productividad, vigilancia constante, la falta de respeto por parte de los jefes y un racismo sistémico. El asegurar el bienestar físico de los trabajadores en UPS, por parte de la gerencia, es reducido a entregar agua y bananos durante los meses de calor en el año y echarle la culpa a los trabajadores cuando se lesionan. A la vez que lamentamos la muerte del Hermano Ordoñez es también un momento para preguntar que han estado (o no) haciendo los patrones de UPS para proteger a los choferes de la violencia cuando están afuera trabajando sus rutas.

Si el pasado es un indicio, muy pocos policías van a ser juzgados y hechos responsables por la masacre que ocurrió. La única justicia para Frank Ordoñez y Rick Cutshaw será la justicia que ganen la familia, la comunidad y los compañeros de trabajo. UPS se sintió obligado a retirar lo dicho inicialmente y a permitir que se hiciera una pausa en la jornada de trabajo no solo por la furia publica, sino porque los Teamsters de UPS se organizaron ellos mismos y no le pidieron permiso a la compañía – enfrentados con esta movilización, UPS tuvo que obeceder. La increíble resonancia de la muerte de Frank entre los trabajadores de entrega de paquetes ilumina el deseo que existe para luchar contra sentirse uno como desechable, en el trabajo y en la calle. Las y los trabajadores están dirigiéndose a sus sindicatos para direcciones sobre como defenderse de abuso por parte de los empleadores, acelerones en el trabajo, racismo, y, si, la violencia de la policía – si va a haber una revitalización del movimiento laboral, los sindicatos van a tener que ofrecer mas que condolencias y apoyar las luchas de sus miembros en cualquier forma que tomen.

Por favor contribuyas a la pagina de GoFundMe de la familia Ordoñez y al fondo de la seccional 769 de los Teamsters para los sobrevivientes de la familia de Frank Ordoñez; escribe “For the family of Frank Ordonez” en el cheque:

Envíalo por correo postal a:

Teamsters Local 769

C/O The Ordonez Family

12365 West Dixie Hwy

North Miami, FL 33161

About Author
Joe Allen is the author of The Package King: A Rank and File History of United Parcel ServiceWhen Fascism was American: Fascism and Antifascism in the 1930sVietnam: The (Last) War the U.S. Lost, and “People Wasn’t Made to Burn”: A True Story of Race, Murder, and Justice in Chicago.

 

If you’ve read this far, you were pretty interested, right? Isn’t that worth a few bucks -maybe more?  Please donate and  subscribe to help provide informative, timely analysis unswerving in its commitment to struggles for peace, freedom, equality, and justice — what New Politics has called “socialism” for a half-century.